Una cura para Kenza

September 13

Kenza es ahora una feliz y sonriente  niña pequeña de dos años viviendo en Frisco, TX junto a su familia.  Le encanta Elmo y jugar con su mamá y su papá. Sin embargo, las cosas no siempre fueron color de rosa para esta dulce pequeña.

Cuando Keza tenía nueve meses, comenzó a presentar síntomas de resfriado, y sus nódulos linfáticos estaban inflamados. Como la mayoría de las madres, la mamá de Kenza la llevó al doctor para revisarla.  Fue entonces que su familia recibió la devastadora noticia de que Kenza tenía AML (leucemia mieloide aguda).  El AML es un tipo de cáncer en el que la médula ósea crea una cantidad anormal de mieloblasts (un tipo de glóbulos blancos), glóbulos rojos o plaquetas.

El único tratamiento posible para salvar la vida de Kenza sería recibir un trasplante de médula ósea en un período de ocho semanas. Conseguir un donante en esa corta cantidad de tiempo era casi imposible debido a la herencia sud-asiática de Kenza y la falta de donantes de esa asendencia en el registro de donantes.

A los 13 meses, Kenza entró en remisión, y a la espera de un trasplante que recibió de su padre, quien resultó ser mitad compatible, permitiéndole a Kendra someterse a un trasplante haplo. Afortunadamente, el trasplante resultó exitoso y un mes después, Kensa se fue a casa. Ahora, Kenza puede crecer y continuar siendo una niña feliz junto a sus padres y su hermana Noura.

Ayuda a pacientes como Kenza a encontrar un donante de médula ósea: Inscríbete hoy

Ayúdanos a inscribir a más donantes que puedan potencialmente salvar vidas: Haz una donación